Basta de domiciliarias a los genocidas! * SI NO HAY JUSTICIA... HAY ESCRACHE * A dónde vayan los iremos a buscar!

viernes, 1 de agosto de 2014

CASO ANDRÉS NUÑEZ.

Pedimos que busquen al prófugo Gerez Ya! 


Desde Familiares y Amigos de Andrés Nuñez y las organizaciones abajo firmantes exigimos la detención del ex Oficial Inspector de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Pablo Martín Gerez, imputado y prófugo desde hace más de 20 años en la causa por el secuestro, torturas, asesinato y ocultamiento del cuerpo de Andrés Nuñez por agentes de la Brigada de Investigaciones de La Plata, hecho ocurrido el 27 de septiembre de 1990. 
Asimismo exigimos la pronta realización del juicio oral y público al comisario Luis Raúl Ponce, detenido en la misma causa hace casi ya 2 años, tras dos décadas de estar prófugo, y sin que se haya realizado hasta hoy el debate oral correspondiente. 

Pablo Martín Gerez, DNI N°14.907.946, fue oficial inspector de la Brigada de La Plata, y como tal comandó el grupo operativo que en septiembre de 1990 secuestró a Andrés Nuñez de su casa de Villa Elisa. Oriundo de General Belgrano, Gerez aportó la conexión para, junto al comisario Mario “Chorizo” Rodriguez, proveer el campo de aquella localidad donde descuartizaron, quemaron y enterraron a Andrés, y que era custodiado por un primo suyo. 

La familia de Andrés ha pedido reiteradamente que el Estado se haga cargo de su responsabilidad para detener a este peligroso criminal y ponga a disposición herramientas para una investigación seria. En 2009, una abogada se presentó en la causa a nombre de Gerez que, aún prófugo, reclamaba la prescripción de la acusación. Ocupado en otros urgentes menesteres, ninguna estructura de inteligencia policial ni judicial tiró de esa piola para ubicar a Gerez. 
El ministerio de Seguridad de la provincia ha demostrado en estos años su real interés en la causa. 
En 2005, mediante Resolución N°1620 ofreció de 20 a 50 mil pesos a quien aporte información para localizar a Gerez. En la sección “Búsqueda de personas” de la página del Ministerio no se actualizan los datos desde hace 10 años, y aparece como instructor de la causa Nuñez el juez Horacio Nardo, ya jubilado. 
Los muchachos del Ministerio también separan a los “ex policías” de los civiles, y dividen los casos por el delito imputado. Curiosamente, en la sección de “ex policías” no hay prófugos por torturas o apremios ilegales. Hacen aparecer a todos como prófugos por “violaciones a los DD.HH.”, “robo-extorsión” y “asociación ilícita-encubrimiento”. A Gerez lo ubican como prófugo por “homicidio”, al igual que lo hicieron durante años con Dos Santos, Gonzalez y Ponce, y pese a que la causa Nuñez en instrucción y en el juicio en que se condenó a Dos Santos y Gonzalez en 2010, y que tiene en espera de juicio a Ponce, es por torturas seguidas de muerte. 

El ministerio que conduce Granados tiene una sección aparte para detallar las recompensas por estos prófugos, y por personas buscadas (no desaparecidas, claro). Naturalmente, el criterio de asignación de recursos para las recompensas obedece más a la publicidad del caso que a la gravedad de los delitos, sobre todo si son cometidos por agentes del Estado: 

Caso Lopez $ 1 millón 500 mil (desde 2010) 
Cuádruple femicidio La Plata $300 mil (desde 2012) 
Caso Arruga entre $ 20 mil y 70 mil (desde 2011) 
Caso Sandra Ayala Gamboa entre $ 10 mil y 70 mil (en 2009) 
Caso Candela Rodriguez entre $20 mil y 400 mil (en 2011) 
Caso Luis Raúl Ponce entre $ 20 a 50 mil (desde octubre 2005) (misma resolución que Gerez) 
Caso Luis Faresse 5 a 30 mil (desde 1998) 

Junto con el pedido por el oficial Faresse, prófugo desde 1998 y acusado de tormento seguido de muerte en perjuicio de Sergio Durán en la Comisaría 1a de Morón en 1992, los solicitados en causa Nuñez son los más antiguos de la sección de búsqueda que informa la cartera de Granados. 

La tardanza del Estado en llevar a juicio a estos criminales sólo genera más impunidad. 
En marzo pasado murió impune el juez Amilcar Benigno Vara, destituido en jury en 1998 por su complicidad en el ocultamiento de la verdad en 27 casos de gatillo fácil y torturas durante la década del '90. Vara fue juez y parte en la causa Nuñez: fue el primer instructor del expediente, para ocultar la fuga de los responsables, a la vez que uno de los testigos del expediente mencionó que en la noche del crimen el juez se habría presentado en la Brigada de La Plata y había recomendado desaparecer el cuerpo torturado y sin vida de Andrés. El juicio a Ponce, que tenía fecha para diciembre de 2013 y fue pospuesto, era la oportunidad de ampliar esa acusación y detener a Vara por este crimen. 
Y si bien eso no podrá ser, entendemos que están superadas todas las trabas dilatorias de la defensa de estos policías asesinos, y que no hay más excusas para llevar a Ponce a juicio ya mismo. Mucho más teniendo en cuenta que la Suprema Corte bonaerense ya se ha pronunciado ampliamente sobre la pretendida prescripción de este tipo de delitos. En mayo de este año resolvió que no está prescripta la acción sobre otros 5 policías responsables del asesinato y ocultamiento del cuerpo de Andrés, y poco después frenó el cierre de la causa por la “Masacre de Wilde”, hecho de enero de 1994 donde un grupo de policías de Lanús acribillaron de 200 tiros a un remisero y sus pasajeros con la excusa de confundirlos con delincuentes. La Suprema Corte ordenó seguir investigando estos dos casos al entender que se está ante una "grave violación de los derechos humanos con aptitud para comprometer la responsabilidad internacional del Estado". 

Andrés Alberto Nuñez fue secuestrado en su domicilio la madrugada del 28 de septiembre de 1990 por personal de la Brigada de Investigaciones de La Plata, y llevado a esa sede (61 e/12 y 13) donde lo torturaron hasta la muerte. Luego condujeron su cadáver a un campo en General Belgrano, Estancia El Roble, donde lo incineraron sobre una chapa dentro de un tanque australiano en desuso. El caso de Andrés fue símbolo de la continuidad de las prácticas represivas con que la Policía bonaerense de la dictadura siguió actuando durante la gestión de Eduardo Duhalde, Alberto Piotti y Pedro Klodzyck en los ’90, y que hoy nos sigue asesinando con el gatillo fácil a un pibe de los barrios populares cada 26 horas. 
En diciembre de 2010 los policías Víctor Dos Santos y Alfredo Gonzalez fueron condenados a perpetua por las torturas seguidas de la muerte de Andrés, sentencia confirmada en agosto de 2012. 

Por todo esto, la lucha por justicia en el caso de Andrés no está concluida. 

*JUICIO Y CASTIGO A PONCE, GEREZ Y TODOS LOS RESPONSABLES DEL ASESINATO DE ANDRÉS NUÑEZ. 
* EL PASO DEL TIEMPO SÓLO GENERA IMPUNIDAD. BASTA DE RETRASOS. 
*BASTA DE MUERTES POR TORTURAS EN CÁRCELES Y COMISARÍAS. 
*BASTA DE NUEVOS DESAPARECIDOS EN DEMOCRACIA. 

FAMILIARES Y AMIGOS DE ANDRÉS NUÑEZ 
HIJOS LA PLATA

Votar esta anotación en Bitácoras.com