Basta de domiciliarias a los genocidas! * SI NO HAY JUSTICIA... HAY ESCRACHE * A dónde vayan los iremos a buscar!

miércoles, 13 de enero de 2016

MEMORIA SELECTIVA


Tras la represión a despedidos de la municipalidad de La Plata, una multitudinaria marcha de repudio se plantó contra lo que veníamos anunciando que continuaría al balojate ganara quien ganara: ajuste y represión.
Los organismos de Derechos Humanos independientes del Estado y los gobiernos (ayer y hoy) acompañamos la movilización. Sin embargo algunos oportunistas aprovecharon la movida para sembrar confusión y exageraciones deliberadas. El titular de la CTA, Hugo Yasky, aseguró que la represión del viernes 8/1 en La Plata es el signo de "un gobierno represor". En diálogo con la emisora platense Radio Estación Sur, Yasky afirmó que durante los gobiernos kirchneristas "no hubo represión" como la ocurrida contra trabajadores municipales y destacó: "Hubo paritarias libres, hubo posibilidad de que el movimiento sindical no solamente creciera en número sino también en militancia y eso no se podría haber hecho con un gobierno represor como el que ahora tenemos".
Sólo para refrescarle la memoria al dirigente K, y sólo mencionando las represiones con víctimas fatales, diremos en base al archivo de Correpi que durante la presidencia de Néstor Kirchner fueron dos los asesinados en la represión a manifestaciones o movilizaciones: Luis Marcelo Cuéllar, en 2003, en una marcha a la comisaría de Libertador Gral. San Martín, Jujuy, donde otro joven había muerto en la tortura, y Carlos Fuentealba, en Neuquén, durante la huelga docente. Pero además, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, la cuenta asciende a 19: El trabajador del ajo Juan Carlos Erazo, en 2008, en Mendoza; el joven Facundo Vargas, en Pacheco, durante una movilización contra el gatillo fácil; Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco, en 2010, en igual circunstancia, pero en Bariloche; los Qom Mario y Roberto López en 2010; Mariano Ferreyra, en el ataque a los trabajadores ferroviarios en 2010; los tres asesinados en la represión del Parque Indoamericano en 2010; en 2011, los cuatro muertos en el desalojo de las tierras del Ingenio Ledesma, en Jujuy y Cristian Ferreyra en Santiago del Estero. En 2012, la cifra creció con Daniel Solano, trabajador de la fruta desaparecido por negarse a denunciar a sus compañeros en Río Negro, Miguel Galván, campesino asesinado en Santiago del Estero, en 2013 con el caso de Gerardo Gabriel Tercero, asesinado por gendarmería en un corte de la ruta 50, en Salta. Y el caso más reciente, que Yasky debe recordar aunque no menciona, fue el de Ángel Verón, integrante del MTD No al Desalojo muerto a golpes por la policía de Capitanich en una cacería desplegada en octubre de 2015 en la Ruta 11 al km 997.
Como apuntó el periodista Oscar Castelonovo, la gestión Macri no tardó en tener su primer muerto a manos de la represión policial: Lucas Fuentes, de 20 años, fue asesinado en diciembre pasado en la comisaría de General Mosconi, Chubut, por denunciar los policías que lo habían torturado en la comisaría 3ª. Pero todavía las gestiones K siguen siendo las más represoras desde 1983 a la fecha, con más de 3 mil casos de personas asesinadas por los aparatos represivos federal o provinciales y más de 200 desapariciones forzadas.
Si el ajuste sólo cierra con represión, para los que pretenden volver a “resistir” tras 12 años de obsekuencia la desmemoria cierra con mentiras.

HIJOS La Plata
Enero de 2015

Votar esta anotación en Bitácoras.com