Basta de domiciliarias a los genocidas! * SI NO HAY JUSTICIA... HAY ESCRACHE * A dónde vayan los iremos a buscar!

viernes, 13 de mayo de 2016

INSISTIMOS: FUERA EL CÓMPLICE MARÍN DEL GREMIO DEL ESTADO


Desde HIJOS LA PLATA exigimos al Congreso Nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) la expulsión del gremio de Juan Carlos Marín, mencionado como cómplice del Genocidio en las declaraciones de varios sobrevivientes. Los testimonios se escucharon en el juicio realizado en 2015 en La Plata, donde se juzgó el accionar de la Armada y Prefectura a través de la Fuerza de Tareas Nº5 en la zona fabril de Ensenada, Berisso y La Plata. Los ex detenidos lo sindicaron como colaborador activo de los genocidas y entregador de compañeros mientras desempeñó el cargo de Secretario General de ATE Ensenada durante la última dictadura.
Este personaje continuó afincado en el gremio hasta la actualidad, y ocupó el cargo de Secretario de Finanzas del centro nacional de jubilados y pensionados hasta octubre de 2015, cuando ATE Nación decidió apartarlo preventivamente del cargo y sólo ante el pedido del espacio Justicia Ya La Plata por los gravísimos hechos que se le imputan. Pero ATE Ensenada lo sigue cubriendo.
Recordamos que el fallo del Tribunal Oral Federal Nº1 de La Plata en la causa por los crímenes de la FT5, en el que se condenó a 8 represores como coautores del delito de Genocidio, también ordenó instruir nuevos procesos para investigar “a todos los funcionarios de los sindicatos que tenían representación de los trabajadores al momento de los hechos, por la posible comisión de delitos de acción pública”. Además de los jerarcas de la UOM, el SUPE y el Sindicato de la Carne, Marín figura entre los burócratas que deberán responder por su posible accionar como cómplice de la persecución, los secuestros, torturas y desapariciones sufridas por decenas de trabajadores combativos de las empresas estatales de Ensenada.
Pero la conducción local del gremio lo sigue sosteniendo. Lo hizo pese a las denuncias realizadas por un grupo de compañeros de la agrupación Marrón del Astillero Rio Santiago, cuando fue candidato a Vicepresidente del centro de jubilados y pensionados de ATE Ensenada por la lista Blanca, en las elecciones de septiembre de 2015 en las que resultó ganador. Y lo volvió a hacer pese a conocerse el fallo de la justicia que reconoce la veracidad de las denuncias en su contra. La semana pasada en la seccional de ATE Ensenada se realizó la asamblea anual de memoria y balance, y allí los compañeros volvieron a plantear la expulsión de Marín del gremio.
En una actitud vergonzosa se decidió, no solo no expulsarlo ni apartarlo del cargo, sino que se dispuso llevar el apoyo y respaldo de la seccional al Congreso Nacional de la asociación, expresando que no cuentan con pruebas suficientes en contra del “compañero Marín” y hasta tanto la justicia no se expida seguirán manteniéndolo en el cargo. En consecuencia, los sobrevivientes del Genocidio jubilados en la actualidad tienen como vicepresidente de su centro de jubilados a la persona que los entregó. 
Con su ambigua posición ATE Ensenada pone en duda las declaraciones de los sobrevivientes realizadas en el juicio bajo juramento de verdad, donde se dio testimonio del accionar de la conducción gremial y los directivos de la fábricas en la dictadura, de la existencia de listas negras, de la inacción del gremio ante los despidos masivos, ante los  secuestros, asesinatos y desapariciones de trabajadores en su mayoría pertenecientes a listas opositoras a la oficialista Azul y Blanca. Desconocen también la declaración de dos testigos que mencionaron puntualmente ante la justicia que en la dictadura Marín, junto con el jefe de seguridad del Astillero, los identificó en la comisaría de Ensenada ante la policía y los señaló como “montoneros”.
Poner en duda a las víctimas es  una estrategia utilizada históricamente por los represores y sus cómplices: desde el “algo habrán hecho”, pasando por el “estarán en Europa”, al “no fueron 30.000”, y hasta el más reciente “debe estar en casa de la tía”, como en el caso de Jorge Julio López.
Nosotros afirmamos que es gracias a las palabras de los sobrevivientes, de los familiares, de los vecinos, de  sus declaraciones que se pueden llevar adelante los juicios y lograr las condenas a los genocidas. Al igual que hizo el Estado cómplice durante décadas, ATE Ensenada nos piden más pruebas a nosotros, cuando en realidad son ellos como gremio los que deberían aportar toda la información que poseen, adoptar un rol activo frente a los juicios y exigirle al Estado que entregue los archivos de la dictadura y las pruebas que ellos si poseen.
Por eso les decimos que poner en duda la palabra de las victimas es garantizar la impunidad de los genocidas, y eso es lo que está haciendo ATE Ensenada.
Por todo esto exigimos a la conducción nacional del gremio un poco de coherencia.

REPUDIAMOS LA DECISIÓN DE ATE ENSENADA DE RESPALDAR CÓMPLICES DEL GENOCIDIO.

EXIGIMOS AL CONGRESO NACIONAL DE ATE LA EXPULSION DE JUAN CARLOS MARÍN.

Votar esta anotación en Bitácoras.com