Basta de domiciliarias a los genocidas! * SI NO HAY JUSTICIA... HAY ESCRACHE * A dónde vayan los iremos a buscar!

jueves, 14 de julio de 2016

TE VAMOS A EXTRAÑAR CACHITO!… SEGUIMOS TU LUCHA!


A Cachito Fukman lo conocimos en la calle. Compartimos con él actos, marchas, charlas, piquetes, algunas discusiones e infinitas actividades de lucha.
Pero sobre todo ese pequeño gran compañero, al igual que cada uno de los compañeros de la AEDD, fue quién nos contó a los HIJOS  qué fue lo que realmente pasó con nuestros viejos en los campos de concentración. En cada uno de sus valientes testimonios en los tribunales se encargó de decirle en la cara a los genocidas, muchos de ellos sus propios torturadores,  lo orgulloso que estaba de haber pertenecido a esa generación de  revolucionarios que entregaron su vida luchando por el socialismo.
Cachito también fue un referente para sostener desde el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia la unidad de los que luchan contra la impunidad de ayer y de hoy, y sobre todo una posición de independencia de los organismos de DDHH frente a la cooptación del Estado y a la banalización de los Centros Clandestinos de Detención. Con sus compañeros de la AEEDD construyeron, casi en soledad y frente a la prepotencia oficial, un proyecto alternativo a lo que el Estado hizo con el predio de la ESMA. Pero además de sufrir la burla de ver transformado el mayor lugar de muerte que estableció la dictadura en la Disneylandia del terror, tuvo que soportar el efecto de la impunidad biológica de muchos de los marinos dueños de la vida y muerte en ese campo de concentración.
Lamentablemente hoy tenemos que despedirlo con el sabor amargo de saber que después de tantos años de inclaudicable lucha en búsqueda de justicia, y por la propia tardanza del Estado, no pudo ver a sus verdugos condenados en el tercer tramo del juicio por ese centro clandestino donde paso recluido 15 meses que marcaron su vida para siempre.
Aun así nos atraviesa con dolor una certeza: el compromiso de tantos compañeros sobrevivientes del genocidio como Adriana Calvo y Cachito, y de tantas MADRES e HIJOS que han quedado en el camino, no ha sido en vano. Todos ellos nos han marcado un camino de coherencia para continuar la lucha por una sociedad mejor levantando las banderas de los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos.

ENRIQUE MARIO FUKMAN, PRESENTE!!!
NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS.

Votar esta anotación en Bitácoras.com