Basta de domiciliarias a los genocidas! * SI NO HAY JUSTICIA... HAY ESCRACHE * A dónde vayan los iremos a buscar!

martes, 9 de agosto de 2016

Otra domiciliaria a Etchecolatz - FINAL DEL JUEGO

Luego de que la justicia platense allanara el camino, los tribunales porteños otorgaron una nueva domiciliaria al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz. La Cámara Federal platense decide sobre si hace o no efectivo el beneficio esta semana.


Otro tribunal Federal otorgo el beneficio de la prisión domiciliaria al represor Miguel Osvaldo Etchecolatz. Esta vez en la causa por los crímenes cometidos en los CCD de la Brigada de Monte Grande en Esteban Echeverría y la Brigada Güemes de Cuatrerismo (o “Protobanco”) ubicada en La Matanza.
La Sala I de la Cámara Criminal y Correcional Federal de CABA entendió que “se verifican circunstancias objetivas que aconsejan disponer que Etchecolatz continúe su encierro preventivo en su domicilio particular”. Los Jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah tomaron el fallo del TOF 1 de La Plata del 22 de julio pasado como base y, tal como hicieron los magistrados platenses ponderaron, muy por encima de la opinión del órgano médico de la Suprema Corte, la opinión personal del médico José Luis Franco, jefe del Área del Hospital Penitenciario Central de Ezeiza, en el sentido de que “ha visto deteriorarse a Etchecolatz en estos últimos meses”.
La causa por los Brigada de Monte Grande y “Protobanco” fue instruida por el juez Daniel Rafecas, quien la elevo a juicio al TOF 6 de CABA en diciembre de 2013  con 12 procesados, entre ellos Etchecolatz. Rafecas ya había negado el pedido de domiciliaria en esa causa recordando las condenas que recibió Etchecolatz en La Plata, sumadas a las imputaciones por el CCD “Protobanco”, donde dijo que “el estadío de desarrollo de la pesquisa y las pruebas pendientes de sustanciación, en especial, la relacionada con víctimas sobrevivientes y demás testigos, sin dudas vulnerables ante posibles maniobras destinadas a frustrar el avance en la búsqueda de la verdad
 judicial”. En esa oportunidad Rafecas destacaba que el informe del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia del 5 de abril pasado señalaba claramente que el represor “presenta buen estado de salud aparente, sin signos de descompensación, ni de proceso agudo en evolución. Padece patologías clínicas compensadas y tratadas adecuadamente” y que “en tanto y en cuanto se cumplan las indicciones médicas en tiempo y forma, su salud no se verá afectada por deficiencias en atención”. Sin embargo, los jueces Ballestero y Farah, así como lo hicieron hace poco sus colegas Castelli y Michelli, compraron el argumento de la “razón humanitaria”.
La campaña de los abogados de Etchecolatz por su definitiva y efectiva domiciliaria no cesa: han presentado un recurso de Habeas Corpus, donde curiosamente reconocen que la situación del genocida se agravó también “a raíz de una huelga de hambre”. El recurso fue resuelto negativamente por la Sala III de la Cámara Federal de La Plata el 2 de agosto pasado. Allí los jueces Nogueira, Vallefin y Pacilio afirmaron que la vía del Habeas Corpus no correspondía y que ese medio de protección “no puede ser empleado para desplazar a los jueces propios de la causa en las decisiones que les incumben”.
Con la medida dispuesta por el tribunal de CABA, el genocida suma varias conquistas hacia su definitiva impunidad: ha conseguido la domiciliaria en la causa que lo condeno en 2006, dictada el 4 de agosto pasado y en los expedientes por el CCD “La Cacha” y por los casos “Favero/Alvarez”, otorgadas el 22 de julio pasado. Además se le dictó el cese de la preventiva en otros dos expedientes a disposición del TOF 1. Sólo conserva la prisión preventiva rigurosa en las causas “Circuito Camps” donde no se encuentra firme la condena que recibió en 2012, y en las unificadas “Pozo de Banfield/Pozo de Quilmes”, ya elevadas a juicio oral.

La situación se tensa cada vez más, porque si bien el TOF 1 de La Plata le concedió varias veces el beneficio sin hacerse efectivo, el cumplimiento de la medida quedó supeditado a lo que decida el resto de los tribunales a cuya disposición se encuentra. Además, frente a una intencionada posición que intenta argumentar una catarata de otorgamiento de domiciliarias como exclusivo efecto del gobierno Macri, nos permitimos recordar que según datos de los informes periódicos del Ministerio Publico Fiscal, por lo menos hace 4 años que el promedio de represores procesados y condenados con domiciliaria es del 40%. Fue del 42% en 2012, del 36% en 2013, del 40% en 2014 y del 41% en 2015. Con la persistencia del porcentaje, lo que ha variado es la cantidad acumulada de genocidas en sus casas, porque ha habido nuevas condenas y nuevos procesamientos, de manera que a julio de 2016 encontramos unos 462 represores gozando del beneficio. Los que describían desde 2006 la situación de los juicios como un avance ejemplar y sin fisuras, ahora desgarran sus vestiduras ante la cruda realidad.

Esta semana la justicia federal platense debe resolver el fondo de esta situación específica sobre Etchecolatz. Por eso nos sumamos a la convocatoria para mañana 10 de agosto a las 9:30 hs, a acompañarnos en las escalinatas de la Cámara Federal de La Plata –calle 8 y 50- para reclamar la NO CONCESIÓN de la prisión domiciliaria al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz.
Si la justicia llega a otorgar la domiciliaria efectiva Etchecolatz, estaremos consolidando un proceso que no es nuevo, pero que se agrava cada vez más. Desde HIJOS La Plata hemos escrachado en varias oportunidades al represor mientras estaba amparado en las leyes de impunidad o recibía beneficios disfrutando de su chalet de Mar Del Plata.
Volveremos al ruedo si tamaña afrenta a la lucha de todo un pueblo devuelve al símbolo de la represión en la provincia de Buenos Aires a un cómodo e impune final de sus días.

CÁRCEL COMÚN, PERPETUA Y EFECTIVA A TODOS LOS GENOCIDAS.
ADONDE VAYAN LOS IREMOS A BUSCAR.
JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES DE LA SEGUNDA DESAPARICION FORZADA DE JORGE JULIO LOPEZ.

HIJOS La Plata
9 de agosto de 2016

Votar esta anotación en Bitácoras.com