Basta de domiciliarias a los genocidas! * SI NO HAY JUSTICIA... HAY ESCRACHE * A dónde vayan los iremos a buscar!

jueves, 9 de febrero de 2012

El terrorismo de Estado (modelo K) en las cárceles.


Martes, 07/02/12
Cuatro penitenciarios que integran el grupo asesino de Patricio Barros en la U46 de San Martín se fugaron con complicidad de la Justicia, ya que debían estar presos. Otros cuatro fueron trasladados del interior de ese penal a la zona perimetral y el sábado "recibirán" a los familiares. La autopsia del joven descubre, sin vacilaciones, el asesinato a mansalva.
Familiares de Patricio.
La versión penitenciaria sostiene que Patricio se golpeó solo la cabeza hasta la muerte contra las rejas.

El terrorismo de Estado kirchnerista en las cárceles y los barrios más humildes. La deserción de organismos de derechos humanos e intelectuales. Por otra parte, una denuncia que llegó a nuestra Agencia nos informa que la U46, edificada sobre el basural, hace tres días que no tiene agua.

La autopsia de Patricio Barros Cisnero revela que éste presentó más de 30 golpes en el cráneo y rostro, hundimiento del globo ocular izquierdo y decenas de lesiones en miembros superiores e inferiores compatibles con mecanismo de defensa frente a un ataque, según nos fue referido por Juan Manuel Casolati, un hombre excepcional en la casta de la Justicia. La versión hija de puta del Servicio Penitenciario Bonaerense sostiene que el joven de 26 años golpeó la cabeza una y otra vez contra las rejas hasta provocarse la muerte. Por su parte, numerosos de testigos, entre ellos la compañera embarazada de Patricio, vieron como lo molieron a palazos y patadas.

De este modo, el complejo carcelario de José León Suárez, partido de San Martín, ocupa nuevamente la escena de la ferocidad contra los hijos más vulnerables del pueblo. Los asesinos Daniel Scioli y el ministro Casals son autores mediatos de estos crímenes cometidos por el Estado, los mismos no prescriben ni pueden amnistiarse. Está en nuestras manos no olvidar y luchar hasta que paguen sus atrocidades.

Como hemos denunciado cientos de veces, existe en todo el territorio de la Argentina un plan represivo estatal y clandestino destinado al exterminio o la destrucción de la subjetividad de seres humanos que habitan las cárceles de mala muerte. Lo hemos hecho públicamente, hemos escrito, junto a compañeros de distintos puntos del país, cartas a la presidente Cristina Fernández, quien no abrió la boca sobre el tema.

¿Acaso son muy distintas las cárceles federales donde ella sostuvo a Marambio Avaría hasta 2011 con cientos de muertos, torturas y verdugueos a lo largo de su gestión? ¿Y los 33 muertos de 2011?¿Y los asesinatos en la U9 de Neuquén o la U7 del Chaco y en tantas otras?

NADIE.

Es necesario recordar que NADIE deber morir en una cárcel, en teoría, dado que para estar preso hay que tener un mínimo de 18 años y estar más o menos saludable y si uno está enfermo deber se conducido al hospital y si tiene una enfermedad terminal de ir a su casa o a un centro adecuado. NADIE debería sucumbir y mucho menos por violencia alevosa: ¿cómo explicará la presidenta Fernández de Kirchner que dentro de las prisiones la tasa de mortalidad es mayor que en la sociedad "libre"? ¿Qué dirá sobre el espantoso índice de "suicidios" tras las rejas?

Cristina Fernández conduce el terrorismo de Estado en las cárceles y los barrios más humildes, junto a gobernadores como Scioli, con quien tiene grandes diferencias pero aún mayores coincidencias. Desde que llegaron los Kirchner al poder triplicaron el número de presos y cautivas. En 2002 había 22 mil y ahora hay más de 66 mil seres humanos en el encierro. Según datos de Correpi, que hacemos nuestros, esta corriente del peronismo elevó significativamente el número de asesinados por gatillo fácil y, a su vez, ningún gobierno -luego de la tiranía- encerró a tantos militantes por luchar.

Muchos dirán que se generaron 3, 4 o 5 millones de puestos de trabajo. Bien, ¿a cuántos presos da derecho a asesinar ese hecho plausible? Hablarán de la jubilación a 2 millones de personas, ¿cuántas picanas faculta a aplicar sobre seres humanos atados en una celda inmunda? Y la asignación universal por hijos, ¿cuántas requisas intrusivas en vaginas y anos de las compañeras, prohibidas por ley, autoriza? ¿Cuántos simulacros de fusilamiento pueden ejecutarse si el Congreso aprueba la Ley de Matrimonio Igualitario? La lista sería extensa sobre la nefasta visión de tolerar aberraciones porque "se está haciendo mucho y faltan algunas cosas". Lo que faltan no son cosas, son seres humanos que hasta ayer nomás estaban con vida.

Los que desertaron.

Pero los cierto es que los kirchner llegaron y cooptaron, compraron, sedujeron o corrompieron, o todo eso junto, a una buena parte de los organismos de derechos humanos quienes dejan librados a su suerte a los presos y cautivas. También lo hicieron los intelectuales a la Carta y los que se lanzan desde Plataformas. Hay excepciones, claro. Por caso, las Madres de Plaza de Mayo de Neuquén, Lolin Rigoni e Inés Ragni quienes sostuvieron que "hoy los presos son los desaparecidos de los 70'; así como hemos visto a Osvaldo Bayer o a Adolfo Pérez Esquivel acudir los llamados desesperados y concurrir a las cárceles.

El kirchnerismo y sus aliados oportunistas podrán exhibirse como los campeones verbales de la defensa de los derechos humanos, podrán convencer a millones y ganar sus votos. Pero los crímenes no se plebiscitan, se castigan. Y encontrarán oposición en los militantes que no desertamos de valores constitutivos de la vida en dignidad y no permanecemos plácidos bajo el sopor del champán, la corruptela que multiplica en Suiza el dinero mal habido en la Argentina y los bienes inmobiliarios acumulados al mejor estilo menemista. Podrán decir que le hacemos el juego a la derecha, ¿acaso matar hijos del pueblo indefenso será de izquierda? ¿Revolucionario? ¿Progresista? ¿Qué carajo será matar a los hijos del pueblo? Podrán ganar la voluntad de gente honesta y otra no tanto. Podrán decir que ellos no tienen jurisdicción, a pesar de que la Constitución los habilita para intervenir las provincias, y luego argumentar que el SPB depende de Júpiter. Es más, encontrarán gente dispuesta a creerlo.

Pero, cómo le explicarán a Giselle, compañera de Patricio Barros y al hijo que lleva en el vientre que no conoció a su padre porque hombres armados por el Estado, que debían custodiarlo, provistos de garrotes, borceguíes con punta de acero y cobardía alevosa le destrozaron el cuerpo, el alma y el futuro.


(AW) Oscar Castelnovo.


Votar esta anotación en Bitácoras.com